miércoles, 7 de noviembre de 2012

OPERACION REMALLADORA DEL LIDL II



Esta es la segunda parte de mi relato, espero no aburrirte, la primera parte la tienes aquí.

Cuando llegué al pueblo le conté a mi madre y me dice "si es que no tienes remedio", pero ahí estaba mi sobrina al quite, "abuela, es que está muy bien de precio,mamá la estuvo mirando y son muy caras, así que se la tiene que comprar, menos mal que salen el sábado", así que una vez todo el mundo convencido, llegó el momento "coordinación". Conversación con mi madre ( y mi sobrina por medio)
Lola: mamá, podemos hacer una cosa,
Mamá: a ver hija, cuenta, soy todo oídos
L: mira, te vas el sábado bien tempranito al lidl y yo también al de al lado de mi casa y las dos intentamos coger una, cuando yo la tenga te llamo y te digo que la tengo y si tu la tienes la sueltas, ¿te parece?
M:(que se apunta a un bombardeo)claro que sí, me parece muy buena idea.
Sobrina: tita y yo voy también, cuando abran las puertas salgo corriendo
L: vale, pues lo hacemos así.

El viernes estuve todo el día pensando en el sábado, nunca he ido a hacer cola a la puerta de una tienda para comprar algo, no sé si me estoy volviendo majara del todo, me entran dudas mil de si debo comprar la máquina, si no me moriré de vergüenza haciendo cola, etc. Por la noche, cuando ya mi hija se quedó dormida, me puse a recoger mi mesa del despacho, así mi marido está contento y yo estoy ocupada y me relajo un poco, ¡qué bonita queda la mesa para recibir a mi remalladora!, al final me voy a la cama porque estoy cansadísima, y me paso toda la noche soñando cosas rarísimas sobre pasillos de supermercados, remalladoras y más de lo mismo. Me despierto, las siete y media, bueno un ratito más y me levanto, me tomo un café y pitando, saliendo de casa a las ocho y media voy bien. 
Mi hija se despierta y me pregunta "mamá ¿anone vas?"
yo: a comprar pan para el desayuno cariño
hija:no quiero, aquí conmigo (pienso, a ver si no me voy a tener que llevar a la niña conmigo y ya lo que me faltaba) finalmente mi marido, que sabía que había puesto en rebumba (como decimos por aquí) a dios y a su madre, para hacerme con una máquina, teniendo ya otra que cose...., pues entretiene a la niña.

Salgo de casa pitando y nerviosita, muy nerviosa, estoy a escasos 3  minutos en coche del lidl. Cuando llego allí, a las 8:40h, ya hay dos señoras, bueno, soy la tercera (pienso) tampoco está tan mal. 

En esos 20 minutos, me entero que en el Aldi también la ponen de vez en cuando, que no saben muy bien cómo es y si sale buena, que esta del lidl es buenísima y también la máquina de coser que ponen de vez en cuando por unos 65 euros, me dan el teléfono de un señor que "las pone apunto, porque no vienen puestas a punto" según dice otra señora, apunto el teléfono por si acaso, no está de más. Cojo un carro para echar la máquina, pero pienso que iré más deprisa sin carro, así que lo suelto, empieza a llegar gente, las señoras preguntan si van por las máquinas, un señor dice que va por chocolate (joder, qué mal está la cosa que se hace cola también por chocolate). Al final somos 6 y abren puntuales, vamos andando rápidas por los pasillos. Una señora dice, ¡allí están, al final! yo no veo nada y me pongo más nerviosa aun, pensando que como no sea allí no llego a tiempo. Parece que todas la veían menos yo, que hasta que no estuve allí mismito nada, cojo una y dice una señora señalando la que yo voy a coger, ¡Tere, esta es la tuya! así que como todavía quedan máquinas, quito mis manitas de esa caja y cojo otra.  Ahora, lo que voy a decir ahora, todavía no le encuentro sentido, supongo que es fruto de los nervios, de todas. Todas y cada una de las que estábamos allí, cogimos la máquina y volamos literalmente a la caja, como si fuera un concurso tipo "coge en un minuto lo que puedas y sal corriendo", pero lo que no entiendo es que todas íbamos diciendo, tengo que mirar más cosas, pero cuando pague vuelvo, y yo me pregunto ¿ por qué hicimos eso? pues no sé, chica. 

A mitad del pasillo llamo a mi madre, 
Lola:" mamá que ya la tengo"  
Mamá: "¿ya hija?si aquí todavía estamos esperando que abran!, bueno pues me la llevo que me han encargado una, además tus otras dos sobrinas se han apuntado y aquí estamos las cuatro, creo que alguna cogeremos, digo yo no?


Me voy para la caja, tranquila, ya la tengo, pero....NO!!! esto no acaba aquí, voy a pagar con tarjeta y atención señoras, no se caigan de espaldas que el final ya lo saben, ¡no recuerdo el número pin de la tarjeta! (claro casi dos meses sin usarla entre unas cosas y otras), llamo a mi marido mientras estoy en la caja, él no lo sabe y yo no recuerdo si lo he apuntado en algún sitio. Me entran los sudores de la muerte, ¡qué caló mare! la chica me dice que tranquila,no pasa nada, mientras cobra a otra señora. Yo me estrujo el cerebro, pero nada no lo recuerdo, creo recordarlo, voy a intentarlo de nuevo, ohhh! tarjeta bloqueada, me cago en tó lo que se menea!!!! menos mal que la chica me dice que tranquila, que vaya a casa y me la guarda. Así que me voy corriendo a casa, mi marido tiene el efectivo preparado, lo cojo y me voy como una exalación, llego a la tienda, la pago y .... ya está conmigo. 

Ufff, qué estrés no??? pero bueno, espero que merezca la pena, porque pasé unos nervios que para qué, cuando se lo cuento a mi madre me dice " hija, si es que lo tienes cuadrado" ea, encima, si es que nadie me comprende!


Pues hasta aquí, que no es poco, ¿qué os parece? ¿os paso algo parecido cuando fuisteis por la vuestra? contad, contad que seguro que no soy la única que le pasan estas cosas

15 comentarios:

  1. ¡¡Madre del amor hermoso!!! qué estres, escuatro ó cinco.....pero ya tienes máquina, ya quisiera yo haber pasado toda ésa angustia y tenerla en mi taller. Que la disfrutes. BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hija si.. Arish, todavía puedes conseguirla, mira en ebay, por lo visto está al mismo precio y tienes 3 años de garantía, ya me cuentas.

      Besos,

      Eliminar
  2. Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...No puedo contigo!!. Que nervios he pasado leyendo la entrada.. Si no fuera porque sabía que te la habías comprado, mientras lo leía, hubiera dicho que no lo conseguiste!!, GUAU!!!.
    En fin, tras pasar tantos nervios, ya la tienes!!!!. Me alegro mucho...
    Sabes una cosa, ayer fui al LIDL que tengo al lado de casa por si acaso estaban todavía, te cuento: miro, miro, no veo nada, doy la vuelta al pasillo, miro, sigo mirando y veo cajas enormes, y allí estan 5 cajas con la overlock, si!!!, pero la overlock de SINGER, y cuesta 149€. Así que me fui sin ella y no hago otra cosa que pensar en ella!!, estoy mala de no tenerla!!. En fin, ya veré lo que hago hoy...
    Besitos y me alegro por ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que será buena la Singer, pero no tengo ni idea, ¡no lo pienses tanto!

      Besos

      Eliminar
  3. jajajjajaja! casi me da algo con lo del pin de la tarjetaaaa!!!
    ais, qué ganas tengo de que la uses y me enseñes cómo quedan los bordes bien remataditos.
    Y qué es eso de ponerla a punto? cómo que no viene puesta a punto?
    todavía sueño que voy al Lidl y está ahí esperandome la Singer...a ver si para la próxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues anda que a mí si que me iba a dar, me entraron las siete cosas, una calor que me entro jajajaj.

      A ver si esta tarde puedo ponerme, ya te cuento.

      Besitos

      Eliminar
  4. Jajajajajaja....... la cajera estaría alucinada. Te imagino agarrada a la caja y pensando en el PIN de la tarjeta.
    Por otro lado, me suena al día que he pasado hoy...
    Días así, la terapia consiste en reirse de uno mismo, no?
    jajajajajajaja......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ella estaba muy tranquila, me decía, no te la paso más, y yo pensaba, eso es lo que tú te piensas, aunque se bloquee, jajajaj

      Eliminar
  5. Que nervios me has hecho pasar leyendo tu entrada Ay...!!! que descanso, ya la tienes "ea mi niña descansa" que desde luego te lo mereces.
    Lo que tu no sabes es que la cajera se quedo traumatizada y pidió el traslado.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj, verdad, qué nervios. Y es cierto no está ya la cajera, jajajaja

      Besitos guapa

      Eliminar
  6. jajajaja pues leyendo esto... casi me alegro de no tener un lidl a mano, me quedaré sin remalladora pero mi salud cardiovascular está más a salvo! ¡¡menuda peripecia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bien tranquila, esto del lidl, vamos la primera vez que lo hago y supongo que la última
      Besos

      Eliminar
  7. Jajaja que bueno, menuda aventura. Yo me la he comprado hoy despues de estar toda la semana indecisa, a ver si le sacamos partido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines, qué bien, toda una semana para pensarlo y a mí casi me da algo, parecíamos locas correindo por esos pasillos.

      Eliminar
  8. ERES ANDALUZA POR QUE QUE GRACIA TIENE CONTANDOLO ME JARTAO DE REI PARECE QUE TE ESTABA VIENDO AHORA AVER SI LE SACA PROVECHO

    ResponderEliminar